Entre el dormir Waldorf y la Neurociencia


clock_time2016-01-29 21:15:31 clock_timeArtículos


 

Para la pedagogía Waldorf el sueño es muy importante, ya que somos concientes de que, lo que se aprende un día, llega con nuevas fuerzas al día siguiente y va madurando con el niño, a través de los días y sobre todo de las noches. Nosotros entregamos un contenido por la mañana, dejamos que éste haga su proceso y cada día vamos construyendo en base a lo que el niño o joven ha ido madurando. Hay contenidos que se tardan varios días en madurar, otros semanas, algunos meses y muchos otros se tardarán años en ser parte de los estudiantes, porque el aprendizaje no es una memorización, el aprendizaje es un alimento que requiere de un proceso propio del estudiante, y cada estudiante tiene sus propios tiempos para ir asimilándolo.  

En 1921 Rudolf Steiner dijo las siguientes palabras, en una de sus conferencias para maestros, explicando algunos detalles de la enseñanza de la física en el 6º grado:   “Pasemos ahora a considerar lo que sucede en la otra parte de la entidad humana, la que, de noche, descansa en el lecho, donde continúa reverberando y resonando lo estudiado con el niño durante la vigilia. Todo lo que se ha generado en el hombre integral y, después, en su sistema rítmico, asciende hacia el sistema cefálico, para ahí crear las imágenes que correspondan, imágenes con las que se encuentra el niño al despertar a la mañana siguiente e ir a la escuela. Esto significa que un experimento del día anterior, así como mi recapitulación, se ha transformado, sin que el escolar haya sido de ello consciente, en un conjunto de imágenes que, como si fueran fotografías se han depositado en su cerebro. Así le recibo cuando llega a la escuela” (Steiner, 1921).  

En la pedagogía waldorf se  puede vivenciar este proceso, tal cual lo describe Steiner, aunque en la enseñanza de la física es un poco más visible, este proceso se da en todos los ramos de enseñanza y desde primero básico. Pero para que esto funcione es fundamental respetar las épocas de enseñanza, porque cuando tú le enseñas algo a un niño o joven debes entregarle algo que queda en su alma y darle tiempo para digerirlo y no bombardearlo con tantos contenidos al mismo tiempo, que no pueda digerir ninguno de ellos (para mí ese uno de los principales errores de la pedagogía tradicional) En los colegios waldorf el estudiante durante la clase principal trabaja un contenido y al día siguiente, la clase comienza con la recapitulación de lo que se vio el día anterior, pero esta recapitulación no la hace el maestro, esta recapitulación la hacen los estudiantes, entre todo el grupo construyen de memoria lo que hicieron el día anterior y en ese momento ( que para mí es uno de los más importantes de la clase) los estudiantes se dan cuenta de cuánto aprendieron o cuántas dudas tienen al respecto sobre que se esta trabajando, también el profesor se da cuenta de qué tanto se ha asimilado del contenido, y de a poco el maestro comienza a seguir trabajando el tema. Es como una obra de arte, es como una escultura que requiere tiempo, pero es una escultura que se va construyendo entre todos, entre los estudiantes y el profesor y cada día va entregando nuevos elementos, nuevos desafíos, nuevos puntos de vista. Al cabo de las 3 o 4 semanas, la obra de arte esta casi lista y cada uno de los participantes llevan un pedacito de ella dentro de sí, porque todos fueron participes de ésta.    

Voy a explicar brevemente como son las épocas de enseñanza en la pedagogía Waldorf. En la pedagogía tradicional estamos acostumbrados a ver todos los ramos en un horario fijo semanal durante todo el año, pudiéndose dar por ejemplo, que en un mismo día tengan ciencias, matemáticas e historia. La pedagogía Waldorf lo hace completamente diferente, ya que el estudiante se concentra en un sólo ramo durante 3 o 4 semanas, a esto le llamamos épocas. Es así que por ejemplo cuando comienzan las clases, los estudiantes empiezan con una época de matemáticas y durante esas 3 o 4 semanas sólo ven matemáticas todos los días de la semana, y al terminar la época continúan con una nueva que puede ser leguaje o historia o la que siga. Es así que durante el año el estudiante puede tener 3 épocas de matemáticas, 3 de lenguaje, 2 de historia, 2 de ciencias y así, dependiendo del grado escolar.   Escribo aquí unas palabras de Frans Calgren describiendo lo que sudece entre una época y otra: “Puesto que los períodos pedagógicos sólo suelen volver a tratar sobre la misma asignatura dos veces al año, los niños tienen tiempo para olvidar. El  intervalo entre dos períodos de una misma asignatura significa lo mismo que la noche entre dos jornadas escolares. Para que los conocimientos se conviertan en capacidades, el recordar y reencontrar lo sumergido tiene la misma importancia que el despertar después del sueño. Precisamente, cuando una nueva materia acapara los ánimos, y la asignatura recientemente concluida, que hasta ahora aún "hacía furor" en la vida escolar, se sume en la penumbra, sucede algo muy significativo. U

na y otra vez nos sorprende ver que justamente aquella materia aprendida con entusiasmo, convertida en sí en una gran imagen, muestra, al ser "repasada", un mayor grado de madurez, una facultad que ha crecido entre tanto. Incluso  aquello que no se ha comprendido del todo -por ejemplo, en el cálculo- puede resultar repentinamente fácil y evidente al reaparecer. No existe otra forma de trabajar que ofrezca  posibilidades tan grandes para concentrar y activar el interés de los niños, y para estructurar las materias formando imágenes tan completas y memorizables.” (Calgren, 2009)     Durante muchos años la neurociencia ha estudiado la memoria de corto y largo plazo y su consolidación, en esta el hipocampo cumple un papel muy importante. Pavlides y Winson (1989) hicieron un estudio con roedores y se dieron cuenta que la secuencia de patrones de descargas neuronales que se producen en el hipocampo de los roedores durante la exploración de un ambiente nuevo o mientras ejecutaba tareas espaciales simples, era la misma secuencia que se encendía cuando el roedor estaba durmiendo, de hecho esta misma secuencia se encendía mientras el roedor estaba descansando. Además  de este estudio se han hecho muchismos otros estudios que muestran como durante el sueño o en estados de reposo se encienden los mismos patrones neuronales que se encendían durante el proceso de aprendizaje, pero a una velocidad mucho más rápida que la que se hacía mientras se estaba desarrollando la tarea. Hay que tener en cuenta que el sueño tiene diferentes fases en los cuales se presentan diferentes tipos de ondas de baja y alta  frecuencias.

En el libro de Neurocienciencia cognitiva se plantea: “ La consolidación de la memoria se refiere al proceso de estabilización de la experiencia sensorio motora que ocurre tras la codificación de dicha información. La consolidación de la memoria dependiente del sueño se ha estudiado mediante tres tareas experimentales concretas: la discriminación de texturas visuales, la secuenciación motora y la adaptación motora. Los individuos sometidos a estas tres tareas sacan mejores resultados después de un periodo de aprendizaje si han dormido la noche anterior, pero no si han sido privados de sueño durante un tiempo equivalente. Esta mejora en el aprendizaje desaparece si se somete al individuo a una privación de sueño tanto total como parcial” (Redolar, 2014. Pg. 614) Además “se ha propuesto que el sueño , además de ayudar a consolidar la memoria, facilita la adquisición de nueva información y su integración en un esquema conceptual general” (Redolar, 2014. Pg 613)

En nuestra época actual, en la cual lo inmediato está tomando cada vez un papel más relevante, es importante tener en cuenta el sueño como parte del proceso de aprendizaje. El tema del dormir y la consolidación de la memoria puede y debe ser tenido en cuenta bajo cualquier método pedagógico. También es importante resaltar que los niños y jóvenes no están durmiendo lo suficiente, y el dormir además de ayudar en el aprendizaje, es una actividad esencial para los seres humanos, sus principales funciones son:  

  1. “Restablecimiento o conservación de la energía.
  2. Eliminación de radicales libres acumulados durante el día.
  3. Regulación y restauración de la actividad eléctricacortical.
  4. Regulación metabólica y endocrina.
  5. Homeostasis sináptica.
  6. Activación inmunológica
  7. Consolidación de la memoria”   (Paul Carrillo-Moraa, 2013)

    Debemos tener en cuenta que cuando un maestro entrega un contenido, debe darle tiempo al estudiante para asimilarlo y debe mover ese mismo contenido por lo menos durante tres clases más, de lo contrario es una perdida de tiempo, porque esos contenidos no quedan.   Los maestros tenemos una gran responsabilidad, la de ver cual es el mejor camino para entregarle a nuestros estudiantes lo que tenemos para ellos, si bien el sistema tradicional no ayuda mucho, porque hay poco tiempo, porque las exigencias de cantidad de contenidos son muchas, etc. Hay pequeños cambios que podemos ir haciendo día a día y  el tener el cuenta la noche como parte del proceso de aprendizaje, es uno de ellos.   Dejo aquí una lista de referencias en la cuales pueden encontrar más información sobre el sueño y su importancia en el proceso de consolidación de la memoria.   Referencias. Calgren, F. (2009). Pedagogía Waldorf, una educación para la libertad . Buenos Aires: Antroposófica. Carrillo-Mora P, Ramírez-Peris J, Magaña-Vásquez K. “Neurobiología del sueño y su importancia: antología para el estudiante universitario”. Salud Mental.2013:56. Dickelman, S., & Born, J. (2010). The memory function of sleep. Natures Review, 114-126. Hill, M. G. (2006). Fundamentos de la neurociencias (Vol. 1). Madrid, Sevilla, España: Mac Graw-Hill. Kandel, E., Schwartz, J., & Jessell, T. (1997). Neurociencia y Conducta. Madrid: Prentice Hall. Monk, T. H. (1991). Sleep and circadian rhythms. Experimental Gerontology, 223-226. Pavlides, C. & Winson, J. Influences of hippocampal place cell firing in the awake state on the activity of these cells during subsequent sleep episodes. J. Neurosci. 9, 2907–2918 (1989). Redolar, D. (2014). Neurociencia Cognitiva. Madrid: Panamericana Steiner, R. (1921). La estructuración de la enseñanza basada en el conocimiento del hombre. Tercera conferencia. Stuttgart. Steiner, R. (s.f.). Médicos escolares. Orientados en la antroposofía. Obtenido de Médicos escolares. Orientados en la antroposofía: http://www.medicosescolares.com.ar